SUSTITUTOS DE AZÚCAR https://fiqa.com.mx/wp-content/uploads/2019/03/azucar.jpg

Por años evitamos el azúcar escogiendo sustitutos. Ahora, se cree que estos pueden causar el mismo daño que trataban de evitar.

Blanca, refinada o morena, el azúcar siempre será un ingrediente controversial. Mientras que el consumo excesivo de este nutriente conduce a enfermedades como la diabetes y la obesidad, al huir de éste nos encontramos con una gran variedad de substancias conocidas como edulcorantes artificiales que prometen el mismo dulzor, sin comprometer calorías. Estos sustitutos tienen propiedad endulzante mayor o igual al del azúcar común, pero al no cumplir con las demás características de estructura de carbohidratos, no son metabolizadas y por ende no aportan energía.

El poder edulcorante de un compuesto se mide del 1 al 10 e indica “qué tan dulce es” la sustancia. El 1 se usa como base correspondiente al dulzor de la sacarosa o azúcar de mesa. Cuando un edulcorante llega al 2 significa que es 100% más dulce que la sacarosa y que se necesita mitad de la cantidad para llegar al mismo dulzor en un producto.

El más conocido de todos es la sucralosa, comercialmente denominado como Splenda. La sucralosa se hace a partir de la misma sacarosa, sin embargo es 500 veces más dulce que su generador. A diferencia de otros edulcorantes, la sucralosa no tiene resabio amargo y es preferido por la industria de panificación ya que resiste altas temperaturas.

La sacarina o ‘Sweet & Low’ tiene un dulzor 300 veces el de la sacarosa pero tiene el inconveniente de generar un resabio metálico.

El aspartame, conocido como Equal es 200 veces más dulce que el azúcar y afecta específicamente a las personas intolerantes a la fenilalanina ya que al consumirlo podrían sufrir problemas neurológicos.

El ciclamato fue el endulzante oficial de la Coca-Cola Zero hasta que se empezó a prohibir en muchos países debido a la presencia de tumores cancerígenos en ratas de laboratorio alimentadas con esta sustancia. El debate sobre su consumo sigue en pie ya que muchos otros estudios rebaten este argumento.

El xilitol es un endulzante que se usa en confitería, principalmente en chicles. Su característica más importante es que evita caries dentales ya que las bacterias causantes de caries (Streptococcus mutans) no lo pueden utilizar para su metabolismo.

El stevia es un extracto de las hojas de la planta Stevia rebaudiana. A pesar de que se comercializa y conoce como un producto ‘natural’ es importante recordar que esta denominación no esta existe como tal, la FDA no regula el uso de esta palabra en etiquetas, y cualquier producto lo puede tener. De hecho, únicamente el extracto altamente purificado es reconocido como seguro para el consumo.

Para que un edulcorante artificial llegué al mercado tuvo que haber pasado por una larga serie de investigaciones, pruebas y análisis para comprobar que ni en altas cantidades, ni en prolongados tiempos de consumo, causa daños a la salud.

O al menos eso se creía.

Hace tres semanas, en la revista Nature, se publicó un artículo que relaciona el consumo de edulcorantes artificiales con intolerancia a la glucosa. Aunque no se sabe bien de qué manera afecta, se encontró que en ratones el consumo de sacarina, sucralosa y aspartame modifica las bacterias en el intestino, lo cual crea una resistencia a la insulina. Aunque se encontró que el mecanismo puede ser reversible, lo que sucede es que el azúcar no se absorbe en las células, como sucede en las personas con diabetes tipo 2. De cierta manera, este estudio sugiere que los edulcorantes pueden ser causantes de la misma enfermedad que estaban tratando de contener.

Mientras que otras investigaciones se sumen al debate de edulcorantes vs. azúcar, no hay que olvidar que el que decidas consumir, debe ser en moderación.

Monica Rubio

mrubio@fiqa.com.mx

Compartir